Diciembre 11, 2014

Acerca de Patos y Águilas

“¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias, del que proclama la salvación, del que dice a Sión: ‘Tu Dios reina’!”1

Jim Rohn dijo, La primera regla en administración es esta: no envíes a tus patos a la escuela de las águilas. ¿Porqué? Porque no funcionará. A las buenas personas se les encuentra, no se les cambia. Ellos pueden cambiar por si mismos, pero tú no los puedes cambiar. Si quieres buenas personas las tendrás que buscar. Si quieres personas con motivación, las tendrás que encontrar, no las podrás motivar.

*Hace poco tomé una revista en Nueva York en la cual había un aviso de una página acerca de una cadena de hoteles. La primera línea decía, “No le enseñamos a nuestros empleados a ser amables.” Eso llamó mi atención. La segunda línea decía, “Contratamos a personas amables” Pensé “¡Que manera tan interesante de cortar camino!”2

A pesar de las vueltas de las noticias diarias—poniendo énfasis en las malas noticias a nuestro alrededor mientras no prestamos atención a la mayoría de las noticias buenasDios está trabajando en el mundo de hoy. Él tiene un plan y está buscando a personas motivadas para que hagan su trabajo aquí en la tierra—“a pararse en la brecha a proclamar la salvación” y salvar a las almas perdidas—porque son solo las personas motivadas las que hacen el trabajo de Dios. Los inseguros no lo logran.

La motivación viene de adentro—de las personas que están comprometidas de manera genuina a Cristo y desean ver que el trabajo de Dios se haga aquí en la tierra y participan para lograrlo.

Tú, también, puedes tener un papel vital en lo que Dios está haciendo en el mundo hoy en día. —el mundo en el que vives. No hay mayor privilegio en la tierra … no hay mayor recompensa en el cielo… y no hay mejor manera de invertir tu vida por el tiempo y la eternidad—que el ser parte del plan de Dios y lo que él está haciendo en el mundo en la actualidad. Algunas veces hay que participar para motivarse.

Se siguiere la siguiente oración: Querido Dios, gracias por usar personas ordinarias para hacer tu trabajo en la tierra. Estoy dispuesto a pararme en la brecha donde vivo. Por favor úsame para ser parte de tu plan y ayúdame a ser “como Jesús” de alguna manera en todas las vidas que toque. Gracias por este maravilloso privilegio. Gracias por escucharme y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, amen.”

1. Isaias 52:7 (NVI).
2. Jim Rohn, en Leading an Inspired Life, Citado en From the Masters www.beliefnet.com/

 http://www.actsweb.org/sp/