Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Noviembre 10, 2014

Ahora el único momento que tenemos

La Palabra de Dios dice, “He aquí ahora el tiempo favorable, he aquí ahora el tiempo de salvación.”1

Hace varios años mi madre y yo invitamos a Joyce, una prima mía y a su esposo a que asistieran a una semana especial del evangelio en nuestra iglesia. Durante la invitación para aceptar a Jesús como su salvador, pude ver que mi prima tenía problemas con el llamado a aceptar a Dios como a su salvador. Tristemente ella se resistió y dijo no a la invitación. Ella falleció recientemente y no sé si ella llego a aceptar a Jesús como su Salvador. Todo lo que sé es que ella tuvo la oportunidad de recibir el perdón de Dios y su regalo de vida eterna pero en ese momento ella declinó la oferta de Dios.

El orador motivacional, Jim Rohn, dijo, “encuentro fascinante que la mayoría de las personas planean sus vacaciones con mayor cuidado del que le dan a su plan de vida.” A esto le agregare que tan increíblemente trágico es cuando, aun si planeamos nuestra vida cuidadosamente, no hacemos planes para el mas allá el cual es por siempre por siempre.

Sé que cuando llegue al cielo veré a mi madre, mi padre y a mis hermanas y amistades que se han ido delante de mí porque ellos han hecho su paz con Dios al pedir su perdón y han aceptado a Jesús como a su Salvador, pero no sé si volveré a ver a mi prima Joyce, de nuevo. Esto me entristece en gran manera.

Recuerden que para todos nosotros, “La oportunidad pasa y no se detiene.” Así que hagan lo que hagan, mis amigos, hagan planes—hoy—para la vida después de la muerte para hacer la paz con Dios. Nadie nos garantiza el mañana así que asegúrense de hacerlo—hoy—porque como la Palabra de Dios nos lo recuerda “he aquí ahora el tiempo favorable, he aquí ahora el tiempo de salvación.”1

Se sugiere la siguiente oración: Querido Dios, gracias por darme hoy la invitación y la oportunidad de recibir tu perdón por todos mis pecados y darme el regalo de la vida eterna con la garantía de un hogar en el cielo para estar contigo por siempre. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

Si nunca han hecho la paz con Dios o aceptado su regalo del perdón lo pueden hacer hoy. Para más información asegúrense de leer el artículo “como estar seguro de ser cristiano” en: http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.htm

1. La Biblia (2 Corintios 6:2).