Enero 19, 2015

Antes de que usted o sus hijos digan, “Acepto.”

“Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.  Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.”1

Un lector del Encuentros Diario escribe, “mi hijo se está viendo con una joven mujer que está tratando de forzarlo a casarse lo más pronto posible aun cuando apenas se conocen. ¿Hay alguna manera en la que pueda aconsejarlo?”

Ya que su hijo es legalmente un adulto, no hay mucho que usted pueda hacer a menos que él busque su consejo. Si él fuera mi hijo y pidiera mi consejo y si él fuera cristiano, yo haría lo siguiente:

1. Le pediría que orara a Dios con gran devoción para que le muestre el camino y especialmente para que Dios le revele la verdad, sobre él y la joven mujer y sobre su relación. Cuando la atracción y/o la necesidad física es fuertes, las parejas están muy a menudo ciegas a la realidad, se casan antes de conocerse realmente, para luego descubrir demasiado tarde que incurrieron en una gran equivocación. Sin embargo, al ver la verdad antes de la unión, por lo menos la persona que está buscando la verdad sabe lo que él/ella necesita hacer.

2. Le pediría que junto con su pareja hablarán con un buen consejero matrimonial pues esta es una excelente forma de ver la verdad sobre sí mismos y de ver si están hechos el uno para el otro o si no lo están.

3. Le advertiría que cualquier persona que está apresurada por contraer matrimonio demasiado pronto y antes de recibir el asesoramiento adecuado de un consejero, tal vez sea una persona muy necesitada y sobre-dependiente y/o está ocultando una debilidad del carácter—posiblemente una muy seria—y desea comprometerse antes de que la pareja descubran su defectos.

4. Si mi hijo es cristiano y su amiga no lo es—basándome en la palabra de Dios yo le dejaría saber que este es un gran ERROR. Como la palabra de Dios nos aconseja sabiamente, “No formen yunta con los incrédulos. ¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad?”2para tener una relación sana y fuerte es muy importante que ambos estén emocionalmente maduros y en armonía espiritual con cada uno.

5. Sobre todo, le pediría a mi hijo que muy en serio buscará la guía de Dios con respecto a esta relación y se cerciorará de que él y su posible esposa oren juntos regularmente y pongan a Dios primero en su vida personal y en su relación si decidieran, o no casarse. Si no hacen esto antes de la unión, no es muy probable que lo hagan después.

Se sugiere la siguiente oración: Querido Dios, por favor ayúdame a ser un ejemplo del buen cristiano con mis hijos de modo que, viendo mi vida, quieran que tú seas primero en su vida y busquen siempre tu guía y busquen vivir en armonía con tu voluntad. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Proverbios 3:5-6 (NVI).
2. 2 Corintios 6:14 (NVI).

http://www.actsweb.org/sp/diarios.php