Noviembre 23, 2015

Apreciando la vida

“¡Prepárate, Israel, para encontrarte con tu Dios!”1

“La popular actriz Mary Tyler Moore no sólo es admirada por sus logros profesionales, pero también por la manera que ella ha hecho frente a una serie de tragedias personales. Su hermana murió en 1978. Un año más tarde ella perdió a su único hijo, Richard, a la edad de veinticuatro años. Entonces su hermano sucumbió al cáncer del riñón. Esto fue seguido por la muerte de su madre.

“Como si estas experiencias traumáticas no fueran bastantes para derrotar a cualquier persona, Mary Tyler Moore ha luchado contra la diabetes desde que ella estaba en sus años 20. Esta valerosa sobreviviente dice, ‘El dolor es tan intenso justo como lo es para alguien que se da por vencido y no lucha.’

“Su sufrimiento la ha hecho más sensible y responsiva; más agradecida por la vida. ‘Aprecio,’ continuó ella, ahora mucho más. No tomo el mañana por un hecho, porque simplemente pueda no estar allí.'”2

Mujer muy valiente. Mujer muy inteligente. Es bien sabido que la mayoría de la gente que desarrolla una profundidad del carácter y una fuerza interna ha pasado con un sufrimiento a menudo intenso, pero no puedo dejar de preguntarme que tan pocos (especialmente en el mundo occidental) no aprecian la vida lo suficiente.

La realidad es que ningunos de nosotros tienen la garantía de estar aquí mañana. Al principio del mes en la autopista I-5 cerca de nuestro hogar el tráfico se detuvo. ¡Todos los vehículos habían parado cuando un semi-remolque golpeó el coche delante de él matando inmediatamente a los cuatro niños que estaban en el coche! Una cosa similar me sucedió hace un par de años aunque de ninguna manera fue algo tan drástico. Yo, junto con varios otros coches, había parado en una luz roja cuando una furgoneta pesada nos golpeó repentinamente por detrás causando una pila de cinco coches. Le agradecí a Dios que no me mataron ni estuviera lastimado seriamente. Mi vehículo estaba destrozado.

La vida es frágil. No sólo es importante que no tomemos la vida a la ligera, pero también que nos preparamos hoy para la vida de mañana la vida después de la vida. La eternidad es para siempre. Hagan lo que hagan asegúrense de tener su “pasaporte para el cielo” sin el cual no podrán tener acceso al cielo no más de lo que usted podría obtener la entrada en Australia, Inglaterra, Alemania, los E.E.U.U. o numerosos otros países sin un pasaporte válido. Para obtener su pasaporte al cielo vaya a: “Pasaporte al cielo” en: http://www.actsweb.org/sp/pasaporte.php .

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, ayúdame a comprender que la vida es frágil y que no hay garantías para el mañana y que necesito estar preparado para la vida después de la vida. Ayúdame por favor a obtener mi ‘pasaporte’ para poder entrar al cielo. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradeszco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Amós 4:12 (NVI).
2. G. Curtis Jones y Paul H. Hones, 500 Illustrations Stories from Life for Preaching and Teaching, Abingdon Press. Cited in Encounter magazine (ACTS Int. Australia, April-May, 2007).