Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Octubre 08, 2014

Aquellos Que Ven Pero Están Ciegos

“Yo sé que tú [Dios] amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría.”1

Si miran las entrevistas por televisión, han visto sin duda como las personas que tienen alguna molestia que desean sacar al aire, alguna teoría que promover, deseo de ser reelegidos a un puesto político, o personas que tienen algo contra los demás evitan las preguntas que se les hacen, cambian el tema, o de forma aburrida dan vueltas al asunto. Algunos hacen esto porque las preguntas les incomodan mientras que los demás se rehúsan a la realidad o están totalmente ciegos a la misma.

Recientemente estuvimos involucrados en una demanda contra una fraudulenta compañía de inversiones en donde nuestro abogado tuvo que decirle al acusado una y otra vez, ¡Sólo responda a la pregunta! A lo cual el acusado repetía incesantemente, “¿Cuál pregunta?” Buen ejemplo de una persona culpable tratando de evitar el problema.  Nosotros ganamos el caso sin ningún problema.

El especialista en comunicaciones nos recuerda que tenemos un sistema de filtros en nuestras mentes que filtra o bloquea los mensajes que no deseamos ver o escuchar.  En otras palabras podemos ser muy selectivos en como vemos o escuchamos cualquier mensaje sin tener en cuenta su validez.

Por ejemplo, “Exposición selectiva muestra que muchas personas son abiertas solamente a los mensajes que ellos desean escuchar.  Atención selectiva muestra que algunos escuchan solo lo que desean escuchar. Aquellos con comprensión o percepción selectiva verán las cosas solo de la manera en que deseen verlas.  Otros con distorsión selectiva torcerán los mensajes para que estén a la par con su concepto o percepción de la realidad.  Y aquellos con retención selectiva escogen solo recordar lo que ellos desean recordar.  Todo lo demás es fiiltrado.”2

Al final de cuentas todo se basa en la honestidad de las personas. Entre más honesto y sincero soy conmigo mismo puedo ver más claramente la otra verdad – incluyendo la verdad de Dios. Por otra parte, entre más deshonesto soy mas veré la verdad – incluyendo la verdad de Dios – a través de un filtro distorsionado y torcido para que diga lo que deseo que diga. Lo último es un camino muy peligroso y destructivo a seguir.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, por favor libérame del pecado de la decepción personal y dame el valor de enfrentar mi propia verdad y mi realidad para poder ver más claramente tu verdad así como todas las demás verdades sin verlas a través de un filtro distorsionado. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Salmos 51:6, (NVI).
2. Dick Innes, I Hate Witnessing, ACTS Communications, 2003, P. 151.