Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Noviembre 27, 2015

Como estar seguros de que vamos al cielo

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”1

La pregunta se ha hecho en muchas ocasiones, “¿si usted supiera que hoy es el último día de su vida que haría?

¿Tiene usted relaciones deterioradas que desearía resolver antes de morir? ¿Ha dejado un testamento para que sus seres amados se puedan beneficiar de su trabajo de esta vida? Lo más importante de todo, cuando usted llegue al final del viaje de la vida y usted esté parado antes Dios en la entrada al cielo, si Dios le preguntara, “¿por qué debo permitir que usted entre al cielo?,” ¿qué diría usted? ¿Es decir,  si usted muriera hoy, está usted absolutamente seguro que pasara la eternidad en el cielo con Dios?

Si no, le pido que se prepare hoy. La eternidad es para siempre. Como yo lo hice en mis días mozos, mucha gente piensa que si hacen bastantes buenas obras para o compensar los males (pecados) que han cometido, esto los calificará para entrar en el cielo de Dios. Están equivocados.

La palabra de Dios es muy clara al decir que nadie entra en cielo debido a sus buenas obras. Es solamente por la gracia de Dios que se nos da el regalo del perdón y de la salvación para toda la eternidad. Su palabra dice, “Porque por gracia son salvos por medio de la fe; y esto no de ustedes, pues es don de Dios—no por obras, para que nadie se gloríe.”2

La palabra de Dios también dice, “Porque la paga (consecuencias) del pecado es muerte (la muerte espiritual la cual es la separación de Dios), mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”3

Porque Dios es un Dios de infinita pureza ningún pecador puede sobrevivir en su presencia más que una polilla puede sobrevivir en una llama. Además, porque Dios es un Dios de justicia infinita, todo el pecado se debe juzgar según el estándar de Dios de la santidad y la perfección, y su justicia llama por la muerte; es decir, la muerte espiritual que es la separación eterna de Dios en el lugar que la biblia llama el infierno.

Afortunadamente, sin embargo, Dios es también un Dios de amor infinito. Esta es la razón por la cual él dio a su hijo, Jesucristo, para morir por nosotros en la cruel cruz romana hace 2.000 años y así cumplir con las demandas de la justicia de Dios para poder ser perdonados de todos nuestros pecados y recibir el regalo de Dios de la vida eterna. Ésta es la expresión de su amor perfecto.

Todo lo que usted necesita hacer es creer que Jesús es el hijo de Dios y que él murió en su lugar para pagar la pena por todos sus pecados, y pedirle perdón a Dios y aceptar su regalo de la vida eterna. La siguiente oración le ayudara a hacerlo.

Se sugiere al siguiente oración: “Querido Dios, confieso que soy un pecador y que estoy arrepentido de todos los errores que he cometido. Creo que tu Hijo Jesucristo murió en la cruz por mí para pagar la pena por todos mis pecados. Perdóneme por favor. Te invito Jesús, a que entres en mi corazón y mi vida para ser mi Señor y Salvador. Confío y entrego mi vida a ti. Por favor dame el deseo de ser lo que tú deseas que sea y hacer lo que tú deseas que haga. Gracias por morir por mis pecados, por tu perdón gratuita, por tu regalo de la vida eterna, y por escuchar y responder a mi oración. Amen.”

NOTA: Si usted oró esta oración y lo hace de corazón, asegure de oprimir AQUI(http://www.actsweb.org/sp/decision_sp.php) para dejarnos saber que usted hizo esta oración, y le enviaremos la dirección de los “Diez pasos para crecer en cristiandad” totalmente gratis, los cuales le ayudarán a crecer en su nueva vida espiritual.

1. Hebreos 9:27.
2. Efesios 2:8-9 (NVI).
3. Romanos 6:23 (NVI).