Marzo 12, 2015

De acuerdo a su fe

“¿Cómo que si puedo? Dijo Jesús. Para el que cree, todo es posible. ¡Sí creo! – Exclamó de inmediato el padre del muchacho–. ¡Ayúdame en mi poca fe!”1

Earl Nightingale cuenta sobre un examen de fortaleza en el cual a las personas se les pedía que apretaran un dinámetro (una maquina que mide la fuerza de la mano para apretar) tan fuerte como pudieran. Después de que se media el primer apretón, se les ponía bajo hipnosis y se les decía que ellos eran muy fuertes. Cuando se les pedía que oprimieran la máquina de nuevo los resultados eran en un promedio de un 40 por ciento mejor. Su fuerza física no incrementó bajo hipnosis. Pero su habilidad de usar su fuerza lo hizo. No fue el hipnotismo quien lo hizo, mas lo hizo el creer en sí mismos.

Cuando se nos lleva a creer que somos fuertes, reaccionamos de acuerdo a ello. Hay un sentido por el que todos pasamos en la vida auto-hipnotizados en el que gran parte de lo que hacemos está determinado por lo que los demás nos han dicho – y lo que nos hemos dicho a nosotros mismos – ¡y lo creemos!

Lo que necesitamos hacer es escuchar lo que la palabra de Dios, la Biblia, nos dice acerca de nosotros, creerlo y actuar de acuerdo a ello. Como lo dijo el apóstol Pablo, “Todo lo puedo en Dios que me fortalece” [esto es, las cosas que están en armonía con la voluntad de Dios].2

Si hay algo que he aprendido a través de los años es que Dios nunca llama a ninguno de nosotros a hacer algo para lo cual no estamos equipados. Y él nos llama a todos a que seamos siervos fieles de su trabajo en la tierra, y para ser fieles cuidadores de todo lo que nos ha dado; nuestro tiempo, talento, dinero y recursos.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, vengo a ti estando dispuesto. Por favor úsame para ser parte de tu plan y del trabajo que estas realizando en el mundo el día de hoy. Como el padre inseguro en el texto bíblico de hoy, Yo creo, ayúdame a vencer mi incredulidad. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Marcos 9:23-24 (NVI).
2. Filipenses 4:13.

http://www.actsweb.org/sp/