Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Agosto 14, 2014

1. Atrapado detrás de una puerta abierta

“¿Como escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo comenzado a ser anunciada por medio del Señor [Jesús], nos fue confirmada por los que oyeron.”1

Un domingo me encontraba almorzando en un restaurante al cual había entrado un colibrí por una puerta que se encontraba abierta y no podía encontrar la salida.  Voló hacia la ventana más alta y trataba frenéticamente de escapar a través del cristal. Entre más lo intentaba—y fallaba—continuaba haciendo lo mismo con más insistencia.

No podía comprender que la forma más sencilla de escapar estaba sólo a un metro de distancia—a través de una puerta abierta a todo lo ancho.

Podría ver absolutamente bien pero fue atrapado por su propia ceguera a la manera de escapar.

Por fortuna un empleado pudo subir a una escalera y atrapar al colibrí en una caja para así liberarlo. Todos nos sentimos tan bien con el rescate que terminamos aplaudiendo.

¿Pero cuantas personas en el mundo actual están batallando en un vano intento de salvarse por sí mismos—espiritualmente—pero también están atrapados en su propia ceguera a la forma de escape que Dios les ha otorgado para una salvación libre y total?

Podríamos  los cristianos preocuparnos por estas almas perdidas a nuestro alrededor tanto como la clientela se preocupó por el ave “atrapada” en el restaurante.

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, gracias por darme, a través de tu hijo Jesús, el escape a la pena y al juicio por mis pecados al enviarlo a morir por mí en la cruz para que tú me pudieras perdonar libremente y darme el regalo de la vida eterna junto a ti en los cielos. Gracias por escuchar y responder a mi oración.  De todo corazón en el nombre de Jesús, amén.”

Por ayuda: Lean “Como encontrar y conocer a Dios” en:

http://www.actsweb.org/sp

1. Hebreos 2:3 (NIV).