Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Agosto 05, 2014

1. Buenas nuevas… 3ra Parte

“Pero a todos los que le recibieron (Jesús), a todos los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.”1

Se pueden imaginar a un vendedor de autos dándoles una presentación fabulosa con  respecto al carro en el que están interesados, convenciéndolos de que este es el carro perfecto para ustedes y ya teniéndolos listos para firmar el contrato de compra-venta el vendedor simplemente se da la vuelta y se aleja—dejándolos atónitos sin cerrar la venta.  Este tipo de vendedor sería despedido en el momento si el gerente hubiese visto lo que él hizo.

Por triste que parezca, creo que algunos pastores (ministros) son así.  Dan una buena presentación del mensaje de Dios pero nunca dan al espectador la oportunidad de tomar el compromiso y aceptar a Jesús como su Salvador. Creo que hay muchos miembros de la iglesia que comprenden el evangelio y están listos para aceptar a Jesús pero nunca se les ha invitado a hacerlo. Y digo esto porque por lo que yo sé muchas de las personas que han aceptado a Jesús en las cruzadas de Billy Graham son miembros de alguna iglesia.

No es suficiente el creer en nuestras mentes que Jesús es el Hijo de Dios y que murió en la cruz por nuestros pecados. El diablo también lo cree. Es verdad, necesitamos creer esto, pero también necesitamos aceptar la oferta de perdón y del regalo de salvación que Dios nos hace al confesarle nuestros pecados, pidiendo por su perdón e invitando a Jesús en nuestros corazones y nuestras vidas como Señor y Salvador. También involucra el hacer un voto (promesa) de nuestro deseo de seguir a Jesús. En la “terminología de los vendedores” esto es cerrar la venta.

Jesús dijo, “He aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta (de su corazón y su vida), entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.”2

Si nunca han invitado a Jesús en sus corazones y vidas, pedido el perdón de Dios, y han tomado el compromiso de entregar su vida a él, me gustaría darles esta oportunidad hoy. La siguiente oración les ayudará  a hacerlo:

“Dios mío, confieso que soy un pecador y que me arrepiento de todo el mal que he hecho.  Creo que tu Hijo, Jesucristo, murió en la cruz para pagar la pena por mis pecados. Por favor perdóname todos mis pecados. Te invito, Jesús a que entres en mi corazón y mi vida como Señor y Salvador. Te entrego mi vida, mi confianza y mi voluntad.  Por favor dame el deseo de ser lo que tu deseas y hacer tu voluntad. Gracias por haber muerto por mis pecados, por tu perdón, por el regalo de vida eterna y por escuchar y responder a mi oración.  De todo corazón en el nombre de Jesús, amén.”

Si usted hace esta oración y lo hace sinceramente, por favor déjenoslo saber llenando la forma en: http://www.actsweb.org/sp/decision_sp.htm. (pueden estar seguros de que tenemos una estricta póliza de privacidad y nunca daremos su información a alguna otra persona.)

Para más ayuda lea “Como encontrar y conocer a Dios” visitando:http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.htm