Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Mayo 26, 2015

Dios de las Minorías

“Pero el Señor le dijo a Gedeón: ‘Todavía hay demasiada gente’”1

Alfred Adler dijo, “Es más fácil pelear por nuestros principios, que el vivir de acuerdo a ellos.” Qué gran verdad. Tambien es más fácil  hablar de perder peso, pensar en cambiar mi forma de ser, y cantar acerca del amor—que llegar a hacer estas cosas. Pero para todos los que desean hacer más que hablar, nunca habrá una falta de oportunidades especialmente para aquellos que desean servir a Dios y ser parte de su plan.

Jesús inicio el cristianismo con solo doce hombres ordinarios, estuvo con ellos por tres años, después les dejo el trabajo de llevar el evangelio y establecer su iglesia en la tierra. Piensen en esto. ¡Doce hombres ordinarios!

Así como con Gedeón y su banda de 300 “guerreros,” pareciera que Dios prefiere trabajar a raves de individuos y pequeños grupos. Él también prefiere trabajar a través de nosotros y nuestros pequeños grupos, si nosotros se lo permitimos. Lo maravilloso es que Dios utiliza a personas ordinarias (hombres y mujeres) para hacer cosas extraordinarias—cuando están disponibles para él y le piden que los use como parte de lo que él está haciendo en el mundo el día de hoy.

¿Les puedo sugerir que usen la siguiente oración todos los días por el resto de sus vidas?

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, estoy disponible. Por favor úsame para ser parte de tu plan y de lo que estás haciendo en mi mundo. Por favor ayúdame a ser como Jesús con mi familia, con alguien en necesidad, y de alguna manera con cada persona con la que tenga contacto. ¡Hoy! Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, amén.”

1. Jueces 7:4 (NVI).