Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Octubre 15, 2014

Fe Sin Obras

“Escojan hoy a quien servirán.”

“Todos nos hacemos a nosotros mismos,” dijo un filosofo, “pero solo el rico lo admitirá.”

El hecho es que la vida es una serie de decisiones. Estoy donde estoy y soy quien soy y hago lo que hago debido a las decisiones que tome hace muchos años. Además, quien soy y lo que haré mañana será afectado en gran manera por las decisiones que tome este día. El no hace nada también es una decisión aun cuando se hace inconscientemente.   

Como lo puso Brian Tracy, “Es la decisión y no el azar, lo que determina nuestro destino.”

Por ejemplo, tal vez haya sido una víctima en el pasado pero si permanezco siéndolo  esa es mi decisión y al hacerlo me convierto en una víctima voluntariamente. No importa cuál sea mi origen o lo que me haya sucedido en el pasado, ahora yo soy totalmente responsable por lo que hago y por quién soy.

Con la ayuda de Dios y el apoyo de mis seres queridos, y, si es necesario con la ayuda de un buen consejero, puedo convertirme en la persona que Dios desea que sea y cumplir con el propósito que él tiene para mí vida. Sin embargo, todo depende de mí, para encontrar cual es ese propósito y hacer lo que me corresponden para cumplirlo.

Al final es una decisión. Como Josué lo dijo a los Israelitas, “Escojan hoy a quien servirán…pero yo y mi casa serviremos al Señor.” Y así lo hizo por el resto de su vida.
 
Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, ayúdame a descubrir el propósito de mi vida y aceptar la responsabilidad total para convertirme en la persona que deseas que sea y para hacer lo que tú has planeado para mí. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Josué 24:15.