Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Noviembre 12, 2014

Ganándole a las Preocupaciones

“Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?”1

Un lector del Encuentros Diarios escribió: “Necesito ayuda para fortalecer mi fe y comprender que Dios mantendrá su promesa del versículo anterior en las Escrituras. ‘Un poco muy tarde’ ha sido mi experiencia hasta el momento.”

Yo puedo comprender sus dudas y batallas porque yo también he tenido algunas de ellas en ocasiones.

He sido cristiano por muchos años y la mayor evidencia que tengo de que Dios ha cumplido con mis necesidades y que me ha guiado es el volver la vista atrás y observar el curso de mi vida. Y al hacerlo me quedo impresionado con el curso que mi vida ha tomado, la forma en la que Dios ha proveído a través de los tiempos buenos y malos, las épocas difíciles y las buenas. Puedo honestamente decir como el compositor, “Jesús me guio todo el camino.”

Cuando me preocupo o siento temor, continuo orando,”Dios, me preocupa/tengo miedo pero elijo confiar en ti.” Cuando hago esto, con el tiempo mis sentimientos se ponen al nivel con mi fe en Dios.

Lo que creo que Jesús nos dice en la escritura de hoy es que mientras que debemos de ser responsables no debemos dejarnos consumir por los problemas de los que él habla.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, ayúdame a confiar en ti en todas las circunstancias sabiendo que mi vida está en tus manos. Ayúdame a ser siempre responsable, y que no me preocupe o dude. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Jesús (Mateo 6:25-27, NVI).