Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Noviembre 14, 2014

Haciendo Musica Bella

“Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza.”1

“Una pieza de madera de ébano negro estaba siendo cortada por un ebanista. La madera se quejó pero el ebanista se rehusó a escuchar los quejidos de la madera. Él estaba tallando una flauta. El ebanista parecía decir, “pequeña pieza de madera. Tú piensas que te estoy lastimando y abusando de ti, pero sin estos hoyos y líneas, no podrás llevar a los demás la bella música que calma y tranquiliza el alma y sosiega su dolor y sufrimiento por un tiempo.”

El dolor es un gran motivador. Puede ser y muy seguido es, un llamado de Dios para ayudarnos a cambiar y a crecer. ¿Pero quién quiere cambiar y crecer cuando todo le está yendo bien? Yo no. Solo crezco cuando me siento incomodo con la forma en la que pasan las cosas o con como soy. Y debe de ser de esa manera. Dios desea hacer “música bella” con nuestras vidas. Y depende de nosotros si se lo permitimos o no. En ocasiones el proceso puede ser doloroso, pero el resultado final puede resultar en algo bello.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, aquí está mi vida—por favor transfórmame en la persona que tu deseas que me convierta para que mi vida sea un instrumento de paz y harmonía en tus manos para tocar las vidas de todos los que entren en contacto conmigo. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. El apóstol Pablo (Romanos 5:3-4, NVI).