Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Agosto 03, 2015

“El amor nunca deja de ser”1

El Encuentro Diario de hoy viene de El Carácter Cuenta de Michael Josephson.

Todd era un niño muy callado de 11 años que tenía dificultades tratando de ajustarse a la muerte de su madre. Su padre se había ido mucho antes, y Todd vivía con una tía que le hacía saber cómo resentía tener esta responsabilidad.

En varias ocasiones, su maestra Sheryl, escuchó como la tía le decía a él, “Si no fiera por mi generosidad serias un huérfano sin hogar.”

Sheryl tomo pasos extras para asegurarse de que Todd se sintiera valorado en la clase y apoyó su interés por hacer cosas. Antes de las vacaciones de navidad, con timidez, Todd le dio a Sheryl una pequeña caja decorada que él había hecho.

Ella sólo pudo decir ¡Está bellísima!

Todd le respondió, “hay algo especial dentro de ella que mi madre medio antes de morir. Ella me dijo que era lo único que me podía dejar y aun así tener bastante para dar. Nos ayuda a sentirnos mejor cuando estamos tristes y a sentirnos seguros cuando tenemos miedo.”

Cuando Sheryl empezó a abrir la caja, Todd le advirtió, “O pero es algo que no se puede ver.” ¿Y qué es? Pregunto Sheryl amablemente.

“Es amor. Usted es la primera persona a la que he amado desde que murió mi madre.”

Abrazándolo fuertemente, Sheryl le dijo “lo guardaré para siempre. Es el mejor regalo que he recibido.”

Ella tuvo la cajita en su escritorio hasta el día en que se retiró y la tocaba cada que estaba triste o tenía miedo.Y cada que lo hacía se le alegraba el corazón.

Años después Todd le envió la borla del birrete que uso el día en que se graduó de la escuela de medicina. Y ha estado en la caja desde ese día.

Es verdad- es el amorno los diamantes—el regalo que continúa dando para siempre. Lo que es más, el amor se genera por sí mismo. Entre más damos, más nos queda.”2

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, gracias por el gran regalo de tu amor al darle al mundo a tu hijo Jesús para que muriera en mi lugar para que yo pudiese ser perdonado y recibir así el regalo de la vida eterna. En gratitud por todo lo que has hecho por mí ayúdame a ser siempre amable y cariñoso con los demás. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesucristo, Amén.”

1. 1 Corintios 13:8 (NVI).
2. Michael Josephson, “La caja llena de amor” (554.1).
© 2008 Instituto de Éticas Josephson; publicado bajo autorización. Michael Josephson, es uno de los líderes nacionales en ética, y es el fundador del Instituto de Éticas Josephson y del programa educacional juvenil ¡EL CARACTER CUENTA!. Para más información visite: www.charactercounts.org