Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Octubre 24, 2014

La Debilidad Del Fuerte

“Cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere. No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño.”1

Esto pasa en los clubs, las iglesias, en el trabajo, en los comités y por lo regular en los lugares donde las personas participan en algún tipo de organización o planeamiento en grupo.  Por lo regular siempre hay una persona ‘fuerte’ que tiene la necesidad de estar en control – y mandar a los demás.

El hecho es que estas personas a las que llamamos ‘fuertes’ – personas dominantes y controladoras – son todo menos fuerte. Les gusta controlar porque ellos son débiles, inmaduros e inseguros. La única forma en la que se sienten seguros es cuando ellos están en control o gobiernan sobre los demás. Es difícil trabajar con ellos, planear con ellos y aun más el vivir con ellos.

Jesús nos da el ejemplo perfecto de cómo vivir y guiar. Él siempre habló con autoridad pero nunca fue autoritario o controlador. Él tenía una fuerza verdadera la cual nunca tuvo la necesidad de controlar o gobernar sobre los demás.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, por favor libérame del pecado de controlar y ‘buscar mandar a los demás.’ Si alguna vez hago esto, ayúdame a ver que esto no es una señal de fuerza pero un síntoma de debilidad e inseguridad y después buscar la ayuda que necesito para solucionar mi problema. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. 1 Pedro 5:2-3 (NVI).