Octubre 16, 2014

Las Pequeñas Cosas de la Vida

“Sean bondadosos y compasivos unos con otros.”1

Existe la posibilidad de que usted haya sido picado por un mosquito, una hormiga, una abeja o una avispa, ¿pero ha sido usted mordido alguna vez por un león o un elefante? No lo creo.

El punto es que usualmente las pequeñas cosas en la vida se meten bajo nuestra piel y nos molestan más seguido que las cosas grandes. 

Son también las pequeñas cosas las que hacen la gran diferencia en la calidad de nuestras vidas. Sencillamente decir gracias, una palabra amble, una palabra de apoyo, un llamada telefónica, una nota, un correo electrónico, una tarjeta, una sonrisa, una flor y tantas cosas más.

Porque no decidimos el hacer algo amable por alguna otra persona todos los días,  especialmente por nuestros seres amados así como por nuestros amigos y compañeros de trabajo. Como alguien lo dijo, “¡Cuando menos necesitamos del amor, es cuando más lo necesitamos!”

¡Hágalo hoy!

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, ayúdame a siempre recordar las pequeñas cosas importantes en la vida y dar tales regalos diariamente a mis seres queridos y a mis amigos, pero también a aquellos que pasen por mi camino y lo necesiten—incluyendo a aquellos que no son muy de mi agrado. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. El Apóstol Pablo (Efesios 4:32).

http://www.actsweb.org/sp/