Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Octubre 10, 2014

Nacido Para Volar

“Pero los que confían en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.”1

El Encuentro Diario de hoy viene del libro, Broken Chains, de Doug Batchelor.

Un naturista que un día visitaba una granja se sorprendió al ver a una bellísima águila en el gallinero del granjero. Sorprendido, preguntó, “¿Cómo es que el águila vive con la gallinas?”

Bueno, respondió el granjero, un día encontré un huevo de águila abandonado y lo puse en el gallinero, y una gallina lo adoptó y cuidó de la criatura después de que salió del huevo.  No sabe nada más, piensa que es una gallina.” El águila levantaba granos con el pico y se pavoneaba dando vuelta en círculos.

El naturista, notando que el águila no levantaba la cabeza preguntó, “¿Nunca ha tratado de volar fuera de aquí?” “No” respondió el granjero, “dudo que siquiera sepa lo que significa volar.”

El naturista le pidió al granjero si se podía llevar al águila por unos días para unos experimentos y el granjero estuvo de acuerdo. El científico puso al águila sobre la cerca y la empujó gritando “Vuela” pero el ave solo cayó al piso y empezó a picotear.  Después lo llevó encima de un montículo de paja e hizo lo mismo, pero el aterrorizado pájaro pegó un alarido y se fue al granero, donde reinició sus pavoneos. 

Finalmente, el naturista se llevó al dócil pájaro fuera del medio ambiente al que se había acostumbrado, conduciendo hasta la colina más alta del condado. Después de una larga y exhaustiva escalada a la cima con el pájaro bajo el brazo, se asomo sobre la orilla y hablo suavemente: “Tú naciste para volar. Es preferible que mueras hoy aquí en las rocas que el vivir el resto de tu vida siendo una gallina. Eso no es lo que tú eres.”

Entonces, con su aguda vista, la confundida ave descubrió a otra águila que volaba con la corriente de aire sobre la colina, y un anhelo se despertó dentro del ave. El naturista lanzó a la majestuosa bestia hacia arriba y sobre la orilla, gritando, “¡Vuela!” “¡Vuela!” “¡Vuela!”

El águila empezó a caer hacia las rocas, pero abrió sus alas de siete pies de largo y con un gran chillido, instintivamente empezó a agitarlas. Pronto se hallaba  volando con gracia, subiendo en espirales hacia el cielo azul. Eventualmente, la poderosa águila desapareció frente al brillo del sol. El ave se convirtió en lo que había nacido.2

¿Ha descubierto el potencial y el propósito que tiene Dios para usted—y se ha convertido o se está convirtiendo en eso para lo que nació?

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, ayúdame a descubrir mi potencial y el propósito que Tú tienes para mi vida y convertirme en lo que tú siempre deseaste para mí y hacer lo que deseas que haga. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Isaías 40:31 (NVI).
2. Doug Batchelor, Broken Chains, Pacific Press, 2004. Citado enWITandWISDOM, Richard Wimer. www.witandwisdom.org.

http://www.actsweb.org/sp/