Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Noviembre 17, 2015

Nadie que hable por mí

“Y Jesús les dijo: Vayan por todo el mundo y prediquen y publiquen las buenas noticias (el evangelio) a toda criatura.”1

Recuerdo vívidamente cómo, al visitar el museo de Holocausto en Washington, DC una experiencia de profunda sobriedad—cómo me conmoví profundamente al leer las palabras acreditadas por alguno (pero disputadas por otras) a Martin Niemöller:

Primero vinieron por los judíos
y no hablé por ellos
porque no era un judío.
Después vinieron por los comunistas
y no hablé por ellos
porque no era un comunista.
Entonces vinieron por los comerciantes de la unión
y no hablé por ellos
porque no era un comerciantes de la unión
Entonces vinieron por mí
y ya no había nadie
que hablara por mí.

El plan para matar judíos hoy puede ser aún más destructivo que en el Holocausto. Digo esto porque el presidente Mahmoud Ahmadinejad de Irán ha expresado dudas de que el Holocausto haya sucedido.2 El también ha declarado abiertamente que él desea que Israel desaparezca del mapa y parece que en un futuro no muy distante él tendrá armas nucleares—algo escalofriante de pensar ya que un número cada vez mayor de musulmanes extremistas están determinados a matar no sólo a los judíos, pero a los cristianos, los americanos y otros occidentales, y todos los que rechazan convertirse a su forma malvada de religión radical. Su filosofía barbárica es “conviértete o se te cortará la cabeza.”

Los cristianos sabemos que la única esperanza del mundo es el evangelio de salvación de Jesucristo, ¿pero qué haremos los cristianos sobre esto? ¿Seguiremos siendo otra vez silenciosos como tantos otros lo hicieron durante el reinado del terror de Hitler? También me horroricé al aprender que los países occidentales no permitieron a los judíos emigrar a nuestros países aun cuando sabíamos lo que hacía Hitler. Por lo tanto, enviaron a seis millones de judíos a las cámaras de la muerte.

Según una encuesta reciente hecha a cristianos en América por el altamente respetado Grupo Barna, sólo el 29% de los cristianos ven la necesidad de explicar su fe con los no—creyentes—lo cual ha bajado del 39% del pasado.3

Quizás necesitamos más que nunca tomar seriamente la última comisión que Cristo dio a sus discípulos Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio por todas partes.” Nunca antes había sido esto tan posible como lo es hoy.

Pido que cada uno de nosotros podamos pedir a Dios a diario para que nos utilice para ser un testigo eficaz para Jesús.

Además por favor vayan a http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.php por una forma sencilla y no dañina de compartir el amor de Dios y su mensaje de salvación a miles de familias, amigos y contactos. Y por favor apoyen con sus oraciones y sus finanzas a organizaciones que están activamente involucradas en la tarea de alcanzar a los demás con el mensaje del evangelio de Jesucristo.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, estoy disponible. Utilízame por favor para ser un testigo eficaz para ti y para hacer todos lo que esté en mi poder para ayudar a llevar el evangelio alrededor del mundo. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Jesús (Marcos16:15).
2. Reuters, Viernes 9 de diciembre del 2005; Pagina A18. http://tinyurl.com/3x72lb
3. The Barna Update, http://tinyurl.com/27csc5