Mayo 18, 2015

Oportunidad

“Rey Agripa, ¿cree usted en los profetas? ¡A mí me consta que sí!—‘Un poco más y me convences a hacerme cristiano’—le dijo Agripa.”1

El autor de un artículo en la revista U.S. Catholic relata sobre el tiempo en el que él no estaba listo para la oportunidad de su vida. Como muchos otros jóvenes, el soñaba en jugar baloncesto en las grandes ligas pero nunca pensó que la oportunidad le llegaría de esta manera. De repente, se materializo mientras él revisaba los avisos oportunos del periódico buscando un trabajo de verano. Los Blue Rays de Toronto iban a tener prácticas en su ciudad. Sus zapatos para jugar estaban viejos y su uniforme lleno de polvo, más aún así decidió hacerlo. ¡Porque no!

Después de llegar al lugar de las prácticas, creció su ansiedad. Alguien le preguntó, “¿Cuánto tiempo llevas practicando para esto?” “Como seis meses. Pero desearía haber empezado antes.” Contestó.

Nuestro amigo no calificó. El sabía que era muy tarde para arreglarlo.2 simplemente no se había preparado para la oportunidad de este día.

Una de las cosas que aprendí en el Club de niños exploradores hace muchos años, y que nunca he olvidado era su lema: “Estén preparados.”

Otros lemas que nunca he olvidado son estos: Es mejor estar entrenado y no ser llamado a ser llamado y no estar entrenado,” y “la oportunidad toca a su puerta solo una vez.”

Es extremadamente importante que nos preparemos con tiempo para esta vida incluyendo lo siguiente: el adquirir una educación adecuada para prepararnos para trabajar (y prepararse para una segunda o tercera profesión de ser necesario dentro de un mundo que cambia constantemente) … así como prepararnos para el matrimonio … para ser padres … y para la vejez.

Es aún más importante y critico que nos preparemos ahora para el futuro. En los tiempos bíblicos el Rey Agripa tuvo la oportunidad de su vida cuando el apóstol Pablo le invitó a creer en Dios y a aceptar a Jesús como su salvador. Por lo que sabemos él no lo hizo y no solo perdió la oportunidad de su vida, pero para toda la eternidad. “Casi lo convencían.”

No sean “casi convencidos.” Si aun no han aceptado a Jesús como sui salvador, asegúrense de hacerlo hoy ya que este es el día de su oportunidad. “Les digo que éste es el momento propicio de Dios; ¡hoy es el día de salvación!”3

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, por favor ayúdame a ver que la vida está llena de oportunidades para servirte en una variedad de formas—oportunidades para tocar y ayudar a los demás. Ayúdame a estar listo y a usar estas oportunidades para glorificarte. Y sobre todo, ayúdame a estar seguro de mi salvación y a no terminar mi vida ‘casi convencido.’ Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, amén.”

NOTA: por ayuda para estar seguro de ser un Cristiano real visite:http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.php

1. Hechos 26:27-28.
2. De www.sermons.com.
3. 2 Corintios 6:2.