Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Marzo 11, 2015

Promesas, promesas

“Tu reino es un reino eterno; y tu señorío en todas las generaciones. El señor es fiel a todas sus promesa y misericordioso hacia todas las que ha hecho.”1

“Durante los últimos días de la guerra de Vietnam, un coronel norteamericano de nombre Earl Woods hizo una promesa. Woods creía que su amigo un coronel de Vietnam del sur llamado Vuong Phon había salvado su vida. En gratitud por este acto, Woods prometió que nombraría a su hijo en honor a su amigo a quien se le conocía como ‘Tiger.’ Los aficionados al deporte comprenderán de inmediato que la promesa se cumplió. Su hijo a inmortalizado el nombre del amigo de su padre ya que quien no ha escuchado hablar de Tiger Woods.”2

Cuando pequeño y viviendo en Australia secular, en la escuela primaria cada capítulo en los libros de texto de la clase de inglés tenía una moral que aplicaba a una forma de vida sana, y sobre las puertas de cada salón había un lema escrito. Aún recuerdo uno de ellos que era de la Biblia: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo con todo tu empeño.”3 También se nos enseñó que “un hombre es tan bueno como su palabra.”

También aprendí en mi juventud que no se puede confiar en un hombre que no mantiene su palabra – esa es una gran falla en la personalidad. Tristemente hoy en día para muchos, el dar su palabra no significa nada. Piensen en todos los hombres de negocios que mienten al mantener la contabilidad en los libros, los políticos que hacen promesas para obtener votos, promesas que no tienen la menor intención de cumplir y muchos de nosotros que no le damos un valor a la palabra que pronunciamos o a las promesas que hacemos.

Así que me hago esta pregunta, “¿Soy tan bueno como mi palabra? ¿Soy un hombre con carácter que mantiene su palabra y cumple sus promesas?”

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, gracias por mantener tu palabra y por siempre cumplir tus promesas. Por favor ayúdame a hacer lo mismo. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Salmos 145:13 (NVI).
2. Por J. Michael Shannon, http://tinyurl.com/36bvwm (sólo en inglés).
3. Eclesiásticos 9:10 (NVI).

http://www.actsweb.org/sp/