Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Octubre 23, 2014

Relaciones: Cuando Cortar Las Perdidas

“Más vale habitar en un rincón de la azotea que compartir el techo con mujer pendenciera.”1

Entre las experiencias más dolorosas de la vida está el ser rechazado por alguien a quien amamos.

¿Cuando una pareja se encuentra en una relación sin esperanza en la que continuamente hay rechazo, odio y/o abuso emocional y físico por uno o ambos, deberían de permanecer juntos por el bienestar de los hijos o hacer las cuentas y separarse? Algunos dicen que deben de permanecer juntos sin importar el costo. Otros dicen que el hacerlo es una locura. ¿Pero qué es lo que Dios nos dice?

Es verdad que a Dios le disgusta el divorcio. “’Yo aborrezco el divorcio’ —dice el SEÑOR, Dios de Israel.”2 ¿Pero quién en su sano juicio no lo hace? Jesús en el evangelio también estaba en desacuerdo con el divorcio.

La Palabra de Dios también dice, “Más vale habitar en un rincón de la azotea que compartir el techo con mujer (hombre) pendenciera(o).”1 y de nuevo, el apóstol Pablo escribió, “Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.”3 Esto implica que no es posible el vivir en paz con todos.

Por lo que la palabra de Dios dice, yo creo que el divorcio debería de ser la última opción.  Las parejas casadas necesitan comprometerse a resolver los desacuerdos y buscar toda la ayuda necesaria para lograr esta meta.  Sin embargo, en los casos donde uno de los dos se niegue a trabajar en una resolución y falla por el divorcio, la otra persona no tiene otra opción. 

Además, por lo que dice la palabra de Dios, donde hay grandes conflictos y solo uno de los dos está dispuesto a trabajar en la relación y buscar ayuda con un consejero, se necesita mucho amor.  En estas – y especialmente en situaciones de abuso- el/la que está siendo abusado necesita poner límites y de forma amable pero firme decirle a su pareja, “Al menos que estés dispuesto a que busquemos ayuda juntos, no toleraré tu comportamiento abusivo y tendré que separarme de ti junto con los niños.”  Cuando uno pone límites él o ella debe de mantenerse firme.  Esto no garantiza una resolución, pero no poner y mantener límites estrictos, es casi una garantía de que nunca habrá una resolución.

Es más, cuando la pareja y/o los hijos están siendo abusados, física, sexual y/o emocionalmente, es cuando la pareja que está siendo abusada necesita alejarse junto con los niños inmediatamente. La persona que se separa debe de dejarle muy en claro al abusador el que ellos no regresarán a menos que él/ella (el abusador) busque la ayuda que necesita para vencer su comportamiento abusivo.

En las relaciones rotas, el jugar al juego de la culpa no ayuda a resolver nada porque ambos están contribuyendo algo al fracaso de la relación – aun si uno de los dos es muy pasivo.

Solo cuando todo lo demás falla deberá de divorciarse la pareja.  

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, cada que me encuentre en una situación conflictiva, por favor ayúdame a ver qué es lo que yo estoy contribuyendo y en vez de jugar el juego de la culpa, obtener la ayuda que necesito para resolver mis problemas. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Proverbios 21:9 (NVI).  
2. Malaquías 2:16 (NVI).  
3. Romanos 12:18 (NVI).