Agosto 12, 2015

Resolución o repetición

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”1

Un hombre cuya esposa se ha separado de él desea desesperadamente obtener respuesta a su oración y hacer que su esposa regrese con él. Su oración es que Dios salve su matrimonio del divorcio y reintegre a su familia.

¿Es esta una buena oración? Tal vez.

Aquí está el problema, el hombre le ha sido infiel a su esposa—repetidamente.

Mi respuesta: ‘Estimado Jorge (nombre ficticio): La forma de obtener respuesta a nuestras oraciones es utilizando la oración correcta. Con esto quiero decir, la oración más efectiva que uno puede orar en este instante después de haber confesado sus pecados y recibido el perdón de Dios, es el orar por la verdad. Como lo dice la Biblia, ‘Cercano está el señor a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras.’2

“Mientras que el orar a Dios para que salve su matrimonio es muy importante, antes de hacer esto, pídale a Dios que lo confronte con la verdad sobre usted mismo y le muestre las causas profundas de su infidelidad y comportamiento adultero. Uno tiene que desear enfrentar la verdad con todo su ser (y resolver sus problemas); de otra manera seguirá huyendo de la verdad—y continuara cayendo en el adulterio—y así alejara a su esposa mas y mas de usted.

“Dios está más interesado en sanarle en este nivel tan profundo ahora que está tratando de regresar con su esposa. ¿Porque es esto? Si usted no sana a un nivel profundo, usted sin duda alguna continuara cometiendo el mismo pecado y caerá de nuevosin importar que tan nobles sean sus intenciones. Es resolución o repetición.

“La realidad es que o resolvemos la causa (o causas) de nuestros problemas o continuaremos repitiéndolos. Caemos… nos sentimos terrible… nos confesamos…. Le prometemos a Dios que nunca lo volveremos a hacer si él nos perdona solo una vez más. Caemos de nuevo… y de nuevo… y de nuevo… siempre la misma oración… los mismos resultados. Como lo dice el refrán sobre la locura, seguimos haciendo lo mismo o usamos la misma oración y esperamos resultados diferentes.

¿Por qué? Porque estamos utilizando la oración equivocada. Nos enfocamos en los síntomas en vez de enfrentar directamente las causas de nuestros comportamientos.

“Es imperativo que ore a Dios para ser enfrentado a la verdad sobre usted mismo por el cual comete este pecado y sigue cayendo. Usted necesitara desear esto con todo su corazón ya que puede ser muy doloroso romper con las defensas que usted ha construido para evitar hacer frente al dolor interno. Ya que su reincidencia es un pecado habitual (y posiblemente una adicción), también le apremio a que busque ayuda profesional con un consejero cristiano para que le ayude a trabajar con esto y a resolver su problema.

“Usted probablemente no se da cuenta en este momento pero el que su esposa lo dejara fue una llamada de atención de Dios para que usted busque ayuda profesional. Y si usted ora con la oración correcta, Dios le escuchara y responderá a su oración.

“Son palabras fuertes lo sé, pero como lo dijo Jesús, solo la verdad te hará libre.”

Se sugiere la siguiente oración (para todos): “Querido Dios, por favor ayúdame a saber cómo orar la oración correcta en todas las situaciones difíciles y a que siempre sea honesto conmigo mismo y contigo. Gracias porque cuando oro de esta manera, tu siempre escuchas y respondes a mi oración. En el nombre de Jesucristo, Amén.”

1. Juan 8:32 (NVI).
2. Salmos 145:18 (
NVI).