Julio 30, 2015

Se perdió una increíble oportunidad

“Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano. Y Pablo dijo: !Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto por estas cadenas!”1

El Gobernador Nash salió de su oficina y, por un momento, de su papel como gobernador de Ohio. Él metió su Biblia de cubierta negra bajo su brazo y caminó por los pasillos en dirección a la penitenciaría del estado, en Columbus, Ohio. Como cristiano, su corazón ardía de deseos de compartir a Cristo con cierto joven que estaba sentenciado a muerte. El joven, culpable de asesinato del primero-grado por la muerte de su novia, se encontraba sentado en su celda a solo unas horas antes de su cita con la silla eléctrica. Al ver al hombre que caminaba con la Biblia bajo el brazo, él pensó que se trataba del capellán de la cárcel. Ardiendo en cólera y con maldiciones le exigió que se marchara. Uno de los guardias que se encontraba cerca le dijo, “tonto” ¿acaso no sabes quién era ése hombre?”

Él le contestó, “me imagino que era un capellán.” “No, ese era el gobernador, el único quién podría dejarte libre, y usted lo alejó.” El hombre murió algunas horas más adelante, culpable no sólo de asesinato, pero de enviar lejos a su única esperanza de vida y libertad.2

Usted y yo nunca hemos cometido ningún crimen mayor, pero a la vista de Dios todos somos pecadores culpables enfrentándonos al juicio de Dios, el cual es la separación eterna de Dios en el lugar que la Biblia llama infierno—cualquier y dondequiera que pueda estar. Porque Jesucristo, el hijo de Dios, murió en la cruz para pagar la pena por todos sus pecados y los míos, él es el único que puede darnos la esperanza de un perdón completo y libre con el regalo de Dios para una vida eterna en el cielo para siempre. Si usted nunca ha aceptado el perdón de Jesucristo, lo invito que usted no le dé vuelta hoy al asunto así pueda aceptar su oferta de un perdón completo y libre. Si ustedes nunca han aceptado el perdón de Jesucristo, hagan lo que hagan no lo alejen porque al hacerlo perderían la oportunidad de aceptar su oferta del perdón total.

En las palabras de William Shakespeare: “Hay una marea en los asuntos de los hombres, la cual, tomada en su fluir, lleva a la fortuna; omitida, todo el viaje de su vida está atado a dificultades y miserias.”

NOTA: para aceptar la invitación de Dios para un perdón total vaya a: http://www.actsweb.org/sp/invitacion.php o para más ayuda lea, leer “Como saber que es cristiano autentico” en: http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.php

Se sugiere al siguiente oración: “Querido Dios, como te puedo agradecer lo suficiente por dar a tu hijo, Jesús para que muriera en la cruz para pagar la pena por todos mis pecados. Por favor ayúdame a estar seguro que he aceptado tu perdón y que soy un cristiano real. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Hechos 26:28-29 (NVI).
2. Fuente de información: Roger A. Parsons, Light From The Word, en la primavera de 1992. Citado en http://net153.com/illustrations.