Octubre 21, 2014

Sobre Patos y Águilas

“¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias, del que proclama la salvación, del que dice a Sión: ‘Tu Dios reina’!”1

Jim Rohn dijo, “La primera regla de administración es esta: No envíe sus patos a la escuela de las águilas. ¿Por qué? Porque no va a funcionar. A las buenas personas se les encuentra sin cambiarlas. Ellos pueden cambiarse a sí mismos, pero usted no los puede cambiar. Si desea buenas personas las tendrá que encontrar. Si desea personas que tengan motivación, encuéntrelas, sin tratar de motivarlas.

“Hace poco en Nueva York tomé una revista que tenía un aviso de página completa para la cadena de un Hotel.  El aviso decía, “No le enseñamos a nuestros empleados a que sean amables” Eso llamó mi atención. La segunda línea decía, “Nosotros contratamos personas amables.” Pensé “¡qué manera tan inteligente de anunciarse!”2

A pesar de las vueltas de las noticias del día – poniendo énfasis en las noticias malas de alrededor del mundo e ignorando la mayoría de las buenas noticias – Dios sigue trabajando en el mundo actual. El tienen un plan y está buscando a personas motivadas para que hagan su trabajo aquí en la tierra – para que se planten y “proclamen salvación” y salven a las almas perdidas – porque son solo las personas con motivación las que hacen el trabajo de Dios. Los de un corazón a medias nunca lo hacen.

La motivación viene de uno mismo – de las personas que están entregadas genuinamente a Cristo y desean ver que el trabajo de Dios se haga en el mundo – y se involucran para hacerlo.

Usted también puede tener una parte vital en lo que Dios está haciendo en el mundo el día de hoy – el mundo en el cual usted vive.  No hay un privilegio mayor en la tierra … ni una recompensa más grande en el cielo … o mejor manera de invertir su vida a cambio de tiempo y eternidad – que el ser parte del plan de Dios y de lo que él está haciendo en el mundo actualmente.  Algunas veces es necesario participar para sentir la motivación.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, gracias por usar a personas ordinarias para hacer tu trabajo en el mundo. Estoy disponible a ponerme de pie en donde yo vivo. Por favor úsame para ser parte de tu plan y ayúdame a ser como “Jesús” de alguna manera para con quienes estoy en contacto – todos los días. Gracias por este maravilloso privilegio. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, Amén.”

1. Isaías 52:7 (NVI).
2. Jim Rohn, extracto del articulo Leading an Inspired Life, Citado en From the Masters www.beliefnet.com