Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Abril 10, 2015

Un Corazon Agradecido

“Bueno es alabarte, oh SEÑOR, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo; Anunciando por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche.”1

“Hoy en un autobús, vi a una adorable mujer de cabello dorado, le tuve envidia—ella parecía tan feliz, y como desee ser así; Cuando ella se levantó para bajar del autobús, miré como se balanceaba al caminar por el pasillo; tenía solo una pierna y usaba muletas, pero al pasar junto a mí vi su sonrisa. Oh Dios, perdóname cuando me quejo, tengo dos pies—el mundo es mío.

Y cuando me detuve a comprar unas golosinas, el chico que me atendió tenía tal carisma; parecía irradiar felicidad, su forma de ser era muy amable; le dije, ‘Es muy agradable tratar contigo, tu amabilidad difícilmente la encuentro’; el volteó y dijo, ‘Oh, gracias señor.’ Y solo entonces note que estaba ciego. Oh Dios, perdóname cuando me quejo, tengo dos ojos—el mundo es mío.

“Después al caminar por la calle, vi a un niño con ojos azules; estaba parado mirando jugar a los demás, pareciere que él no sabía que hacer; me detuve un momento, y dije, “¿Cariño, porqué no estás con los demás?  Él miró sin decir palabra, y entonces comprendí que él no podía escuchar. Oh Dios, perdóname cuando me quejo, tengo dos oídos—el mundo es mío.

“Con pies para llevarme a donde voy; con ojos para mirar el brillo de la puesta del sol; con oídos para escuchar lo que sé. En verdad que estoy bendecido. El mundo es mío; oh Dios, perdóname cuando me quejo.”2

No puedo dejar de pensar en cuantos de nosotros estaremos verdaderamente agradecidos—lo que quiero decir es verdaderamente agradecidos con Dios por las bendiciones que nos han dado a todos los que vivimos en países que son libres.

Se sugiere la siguiente oración: “Querido Dios, por favor dame un corazón agradecido—un corazón para recordar tu bondad cada mañana y tu fidelidad cada noche—y que tus bendiciones se renuevan cada mañana y tu fidelidad es para con todas las generaciones. Y sobre todas las cosas yo te agradezco con todo mi corazón y mi ser porque ‘la salvación y tu regalo de vida eterna’ están disponibles para todos los que deseen venir a ella. Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, amén.

1. Salmo 92:1-2.
2. Autor Desconocido.

http://www.actsweb.org/sp/diarios.php