Quantcast

Radio Cristiana Rio de Dios

Agosto 05, 2015

Vengan a mí

Jesús dijo, “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.”1

He leído que a uno de los mejores escultores de Dinamarca le consumía la ambición de poder construir la más grande imagen de Jesucristo que jamás hubiese existido. El empezó a preparar cuidadosamente el molde en barro de una figura triunfante y majestuosa. “Esta será mi obra maestra”, fueron sus palabras el día que terminó el modelo.

Sin embargo, durante la noche, cayó una fuerte neblina en el área y la brisa del mar se metió en el estudio del escultor a través de una ventana que estaba abierta. En la mañana, se sorprendió al ver su modelo. Las gotas de humedad que se habían formado en la estatua daban la impresión de gotas d sangre. Se le había inclinado la cabeza. La expresión facial había cambiado a una de compasión. Los brazos estaban hacia abajo como dando la bienvenida. El artista se horrorizó solo de pensar que tendría que empezar de nuevo.

Entre más miraba a la figura del Salvador, sus pensamientos empezaron a tomar una forma diferente. Comprendió que esta imagen de Cristo era mucho más cercana a la realidad. Fue entonces que escribió estas palabras y las puso al pie de la imagen: “¡Vengan a mí!”

Y este es el llamado de Jesús a cada uno de nosotros el día de hoy, “Vengan a mí… y encontraran descanso para su alma.”

Se sugiere la siguiente oración: “Amado Jesús, ‘Así como estoy sin una súplica / y porque vertiste tu sangre por mí / y me pides que venga a ti / o Cordero de Dios ya voy a ti, ya voy.’ Gracias por escuchar y responder a mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesucristo, Amén.”

Si desean venir a Dios para encontrar descanso a su alma, vayan a
http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.php y lean el artículo “Como saber que soy cristiano en realidad.”

1. Mateo 11:28-30 (NVI).